Swipe to the right

10 claves para afrontar con éxito el tercer trimestre

10 claves para afrontar con éxito el tercer trimestre
4 de abril de 2016

La vuelta al cole tras las vacaciones implica la entrada en el tramo final del curso académico. Después de las vacaciones y tras un merecido descanso, empieza el tercer y último trimestre del año. Después de todo el curso y dos trimestres llenos de experiencias de aprendizaje, el tercer trimestre es decisivo para acabar el curso con buenas notas y disfrutar de un verano libre de suspensos. Es fundamental afrontar con éxito este tercer trimestre.

La importancia del tercer trimestre

El tercer trimestre es el último trimestre del curso académico y supone el tramo final de todo el camino recorrido durante el año. Supone, por lo tanto, la culminación de todo el proceso de aprendizaje. Cierto es que todas las fases del proceso y todos los pasos del camino importan; sin embargo, los últimos pasos pueden ser determinantes para dar un sentido al proceso y cerrar el camino. Los últimos pasos pueden ser pasos que conduzcan a afianzar el camino, también pueden suponer  su abandono, o bien, solventar los malos pasos dados durante el proceso. 

 

Es por ello que el tercer trimestre se convierte en un reto, y un motivo de preocupación para familias y educadores. Somos conscientes de la importancia del tercer trimestre para un buen final de curso, y de la necesidad de ayudarles a afrontar exitosamente este último tramo, pero no siempre sabemos como podemos ayudar a nuestros niños y niñas para ello.

¿Cómo se enfrentan los niños y niñas al tercer trimestre?

El tercer trimestre, como ya hemos visto, es un trimestre clave, sin embargo, en muchas ocasiones nuestros niños y niñas se enfrentaran al mismo de mala gana y desmotivados. Algunos de los motivos que explican esta actitud son las siguientes:

· El tercer trimestre llega tras largos meses de estudio y de trabajo, es normal que los niños y niñas estén cansados.

· Las vacaciones están cerca, los días son más largos y el tiempo es bueno, todas estas condiciones que favorecen las actividades al aire libre y que contribuyen a disminuir las ganas de estudiar.

· Si en los trimestres previos las calificaciones han sido malas, nos encontramos con una situación de estrés y tensión. Si, por el contrario, las calificaciones han sido positivas, podemos encontrarnos con una ficticia sensación de seguridad y calma que haga que los niños se relajen demasiado y pierdan su hábito de estudio.

Todos estos factores, juntos o por separado pueden desencadenar en un descenso e incluso abandono del estudio en el tercer trimestre. Es por ello que debemos prestar mucha atención y prevenir esta situación.

Claves para afrontar con éxito el tercer trimestre

1. Recuérdales que están en la recta final y que todavía pueden remontar el curso y sobre todo que si no mantienen los logros alcanzados, también pueden bajar las notas.

2. Ayúdales a recuperar la motivación y el interés por aprender. Para ello puedes recordarles todo lo que han aprendido, ayúdales a ver todo lo que han avanzado y muéstrales que les queda muy poco.

3. Favorece su implicación, deja que exploren, que pregunten, que busquen información y creen sus propios aprendizajes.

4. Insísteles en la importancia de esforzarse, de aprender de los fracasos, para superarlos y avanzar. Recuérdales que se trata de un último esfuerzo previo a las vacaciones.

5. Ayúdales a crear un hábito de estudio, para ello lo aconsejable es empezar poco a poco, manteniendo el estudio durante unos minutos cada día y poco a poco incrementar los tiempos.

6. Enséñales cómo pueden hacer un horario de estudio. Es importante que ellos hagan su propio horario, ya que les servirá para implicarse con el mismo y con su proceso de aprendizaje.

7. Favorece el desarrollo de estrategias para organizar el tiempo y el estudio. Se trata de ayudarles a tener en cuenta los exámenes (sus contenidos y fechas) y a organizar la preparación de los mismos.

8. Céntrate en el proceso más que en el resultado y ayúdales a centrarse en el proceso. De este modo evitaremos la tensión que les impide aprender y avanzar.

9. Favorece el desarrollo de técnicas de estudio: subrayado, esquemas, reconocimiento de las ideas principales, repasos, memorización, resúmenes, examinarse de lo aprendido, etc.

10. Ayúdales a crear un método de estudio a medida, basado en su estilo de aprendizaje. Para ello fomenta la reflexión sobre su aprendizaje y su manera de estudiar, para descubrir las situaciones que les hacen sentirse cómodos y que potencian sus aprendizajes. 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y pedagoga

--

Si te interesan más artículos, suscríbete a nuestro boletín mensual. > Suscribirme <

Síguenos también en InstagramFacebook Twitter

Foto | Mari Pi

¡Comparte!