Swipe to the right

¿Cómo explicar la muerte a los niños y niñas?

¿Cómo explicar la muerte a los niños y niñas?
15 de febrero de 2021

El duelo en los/as niños/as es un proceso muy especial que requiere especial atención ya que son sujetos en proceso de desarrollo, que requieren ayuda para interpretar situaciones, para entender sus emociones y comprender el mundo que les rodea. A menudo, se puede pensar que los/as niños/as son ajenos al duelo, pero contrariamente a esta idea, son plenamente conscientes de la muerte y del duelo a su manera. Viven la muerte de un modo muy especial y es esencial ayudarles a afrontar tales procesos.

Cómo entienden la muerte los niños.

La muerte es un concepto complejo que puede resultar difícil de entender y afrontar para cualquier persona, y en especial para los niños. Su manera de entender la muerte dependerá de la edad y el nivel de desarrollo de cada niño y del acompañamiento por parte de los adultos cercanos al niño.

A lo largo de las diversas etapas de desarrollo, los niños van alcanzado una mayor y más completa comprensión de lo que es la muerte. En cualquier caso, los niños tienen algunas ideas acerca de la muerte:

Los niños intuyen la existencia de la muerte, se preguntan acerca del concepto. Cuando nadie les informa, o los datos que obtienen son confusos, elaboran sus propias teorías sobre la muerte.

Las ideas que elaboran de la muerte están marcadas por sus características de pensamiento egocéntrico y fantástico, y por su saber emocional. Esto da lugar a teorías limitadas que harán aumentar la angustia y el malestar.

El adulto ha de acompañar al niño y no dejarle a solas con su mundo de fantasía. Cuando el niño pregunta lo hace para aclarar lo que está construyendo él mismo. Se ha de responder siempre de acuerdo a la edad del niño para calmarle y acompañarle.

Cómo viven la muerte

La muerte forma parte de la vida, suele ser vivida con mucha angustia por los niños.

Es esencial saber cómo va adquiriendo el niño el concepto de “muerte” y la idea de lo que significa “estar muerto” a lo largo del desarrollo evolutivo. Es esencial saber qué entiende, qué se está preguntando y que fantasías tiene acerca de la muerte, para poder ayudarle a que se acerque a esta realidad de un modo más veraz y con menos angustia.

Normalmente el niño vive la muerte como algo doloroso y angustioso, si no entiende el concepto de muerte y no tiene una idea veraz acerca de lo que significa estar muerto, desarrollará interpretaciones que pueden llegar a aterrorizarle.

No siempre muestran está angustia como lo hacemos los adultos, en los niños la vivencia de la muerte suele ser mucho más compleja y aparece acompañada de cambios en su comportamiento, regresiones, malas conductas, dificultades para dormir, cambios en el apetito, bajo rendimiento escolar, etc.

Es esencial prestar atención a cuatro conceptos clave sobre la muerte, que se pretende aclarar a los niños.

1.La muerte es universal. Es decir, se ha de explicar a los niños que todos los seres vivos mueren en algún momento de su vida.

2.La muerte es irreversible. Cuando alguien muere no volverá a estar vivo nunca más.

3.Todas las funciones vitales terminan completamente en el momento de la muerte. Es decir, cuando uno muere el cuerpo ya no funciona.

4.Toda muere tiene un porqué. Se ha de explicar a los niños que existe una causa detrás de la muerte.

Estas ideas han de aclararse a los niños, según la edad y etapa, con palabras adecuadas, acompañándoles y ayudándoles a comprenderlo.

Cómo podemos ayudarles a vivir la muerte

En estas edades lo más importante es mantener sus rutinas, horarios y ritmos, lo que supone dar continuidad y seguridad al niño. Es vital tratar de mantener sus espacios y rutinas lo más estables posible, evitando la aparición de cambios que puedan provocar inquietud e inseguridad.

Debemos ayudarles a entender que la muerte es irreversible y que nunca volveremos a ver a las personas que fallecen.

También podemos explicarles, ante su duda de si nosotros también vamos a morir, que lo haremos cuando seamos “muy, muy, muy mayores”.

Por último, es importante explicarles que cuando un ser vivo muere (una persona o un animal) el cuerpo detiene su funcionamiento por completo y ya no puede ver, respirar, caminar y sentir.

Debemos evitar términos metafóricos para explicar la muerte como “El abuelo se ha ido” o “Se ha sumido en un profundo sueño” o “Nos está viendo desde el cielo”, porque estos argumentos serán tomados de forma literal, lo que alimentará más aún su confusión. La mejor forma de que comprendan lo que ocurre cuando una persona o animal muere es utilizar un lenguaje basado en hechos que sea lo más sencillo y literal posible.

Cuando los niños son un poco más mayores, a partir de los 7 años, es importante explicar la muerte atendiendo a los hechos y las causas que han provocado.

Otro aspecto clave es que los adultos se muestren serenos y tranquilos, y que expresen sus emociones.

Facebook, Instagram y Twitter.

---

Foto © Juliane Liebermann

¡Comparte!