Swipe to the right

¿Cómo hablar a los niños/as para que te escuchen y entiendan?

¿Cómo hablar a los niños/as para que te escuchen y entiendan?
8 de octubre de 2019

La comunicación es la base de toda relación humana, ya que a través del acto de la comunicativo podemos transmitir y recibir mensajes, opiniones, ideas, sentimientos, etc. y podemos por lo tanto entendernos, mejorando nuestra interacción y fortaleciendo el vínculo que nos une.

La comunicación es un pilar fundamental para la educación de los niños, porque a través de la misma se mejora la calidad de la relación y logramos transmitir mensajes necesarios para ellos. No obstante, hablar con los niños, a veces, puede resultar complicado y dar lugar a malentendidos. El adulto ha de aprender a hablar con el niño usando un lenguaje que pueda entender y utilizando estrategias que se adapten a las características del niño.

La buena comunicación como pilar para la educación

La comunicación es la herramienta que usamos las personas para conectarnos y comprendernos. De este modo nuestra forma de hablar a los demás va a tener un enorme impacto en nuestra relación con ellos. En el caso de los niños el impacto que tiene el modo de hablar del adulto es todavía mayor ya que va a afectar a su aprendizaje y a su desarrollo.

Las palabras tienen un gran poder, y depende del adulto que esas palabras tengan un poder positivo y se conviertan en una guía, un bálsamo para el niño, o que, por el contrario, tengan un poder negativo, convirtiéndose en amenazas y en algo que hiere al niño.

¿Cómo hablar a los niños/as para que nos escuchen y nos entiendan?

A menudo, los adultos experimentan frustración cuando hablan con los niños, por más que intenten explicarles las cosas, sus palabras parecen caer en saco roto. Parece que adultos y niños hablasen diferentes idiomas. Ante estas situaciones, cuando se busca que el niño escuche y entienda a adulto, se suele enfocar la responsabilidad en el propio niño por no escuchar lo que se le dice. Pero con esto no se mejora la comunicación.

En lugar de eso, es esencial que el adulto reflexione sobre su manera de comunicarse y sobre cómo puede mejorar el acto comunicativo ayudando al niño a comprender. Recordemos que los niños están inmersos en un proceso de desarrollo y, aunque hayan adquirido la capacidad de hablar, la comunicación es un acto complejo para el cuál tienen mucha menos experiencia que un adulto.

Los niños necesitan comunicarse con el adulto, necesitan ser escuchados y ser comprendidos y necesitan aprender a comprender al otro.

Consejos para hablar con tu hijo o hija para que te escuche y entienda

  1. El primer paso para hablar con el niño/a y logran una verdadera comunicación es ponernos a su altura. Algo aparentemente muy sencillo, pero que a menudo descuidamos. Al ponernos a su altura logramos tres objetivos:
    • Mirarnos a la cara y añadimos múltiples elementos de la comunicación no verbal (como gestos, expresiones, etc.) que van a enriquecer la comunicación.
    • Captar la atención del niño y permitirle que nos escuche.
    • Ponernos a su nivel. Si queremos una comunicación verdadera y simétrica, una comunicación efectiva y real, sin imponer nuestro poder es esencial que ambas personas estén a la misma altura.
  2. El segundo paso para que la comunicación sea efectiva es crear la situación adecuada para la misma, y para ello puede ser necesario tranquilizar primero al niño. Si el pequeño está alterado, enfadado, con miedo, distraído o nervioso, puede ser complicado que llegue a escucharnos. Para lograrlo primero tenemos que atender la emoción del niño y tranquilizarle, algunas ideas para ello son:
    • Llévale a un lugar tranquilo.
    • Pregúntale qué le pasa y ayúdale a poner nombre a su emoción. Por ejemplo, dile cosas como: Parece que estás enfadado…. Veo que estás cansado…, etc.
    • Enséñale alguna estrategia de relajación, que podéis hacer juntos, como respirar, cantar una canción, pensar en algo relajante, etc.
  3. Relájate y libérate de emociones negativas que pueden interferir en nuestra manera de comunicarnos. Es importante que el adulto también este relajado para lograr que el niño pueda comprender. Si estamos, enfadados, tensos, abatidos, etc. esto va a influenciar nuestra manera de hablar y, sin darnos cuenta estaremos obstaculizando la comunicación con el niño. Se trata de hablar de manera firme, pero sin carga emocional negativa.
  4. El siguiente consejo, consiste en prestar atención a nuestro lenguaje y manera de expresarnos. Si queremos que el niño nos comprenda es necesario:
    • Usar palabras que pueda entender. Adapta tu lenguaje a la edad y nivel del niño.
    • Utilizar ordenes e instrucciones sencillas y cortas.
    • Dar la información poco a poco. A menudo, podemos usar demasiadas órdenes y logramos saturar al niño.
  5. Paciencia. Es importante tener en cuenta que los niños pueden necesitar su tiempo para procesar la información y por eso debemos ser pacientes.
    • Dedica tiempo y espera a que el niño comprenda.
    • Repite si ves que puede ser necesario. Siempre con calma y sin reproches.
    • Acompaña la palabra de acción y de este modo ayudamos al niño a comprender lo que se espera de él.
  6. Comprueba si te han entendido. Pregúntale al niño “¿Me has entendido?”, “¿Sabes lo que tienes que hacer?” y deja que te explique de este modo podrás comprobar si te ha entendido o no y al mismo tiempo refuerzas el mensaje.
¡Comparte!