Swipe to the right

Ejercicios de grafomotricidad para aprender a escribir

Ejercicios de grafomotricidad para aprender a escribir
3 de mayo de 2022

Para el aprendizaje de la escritura es preciso el desarrollo de otra serie de destrezas que implican la coordinación óculo-manual, la organización espacial del escrito, la precisión en el trazo y legibilidad de la letra, estas destrezas son denominadas grafo-motrices y tienen mucha importancia.

LA GRAFO-MOTRICIDAD

La grafomotricidad es el término utilizado para hacer referencia al conjunto de movimientos realizados por la mano para escribir.

Las habilidades grafo-motoras, engloban todas aquellas destrezas que implican movimientos precisos de la mano para la escritura, y abarcan desde la coordinación ojo-mano, hasta la sujeción del lápiz. Estás habilidades no son innatas, es decir, el niño/a no nace con ellas, sino que se enmarcan dentro del proceso de desarrollo motor, en concreto forman parte del desarrollo motor fino (movimientos de músculos pequeños, que aparece cuando el niño/a ha alcanzado cierta capacidad de controlar movimientos).

LA GRAFO-MOTRICIDAD Y LA ESCRITURA

El desarrollo de habilidades grafo-motrices es necesario para el aprendizaje de la escritura, ya que serán éstas habilidades las que van a permitir escribir con más o menos precisión y soltura.

Es por ello que antes de comenzar el aprendizaje de la escritura se ha de insistir en el desarrollo de las habilidades grafo-motrices, que van a permitir la perfección de los movimientos de la mano y los dedos.

EJERCICIOS DE GRAFOMOTRICIDAD PARA APRENDER A ESCRIBIR.

Para estimular el desarrollo de la grafomotricidad se pueden hacer ejercicios o tareas.

- Modelar con plastilina. La plastilina implica dar forma a una masa para crear alguna figura o forma. A través de la manipulación poco a poco los niños y niñas pueden adquirir fuerza en los músculos de la mano, e irán ganando en precisión y destreza.

- Pintura de dedos. La pintura de dedos es otra opción que implica el uso de las manos y que permite desarrollar trazos rudimentarios, adquiriendo fuerza y destreza y desarrollando nociones espaciales como arriba-abajo, izquierda y derecha.

- Hacer agujeros con el punzón. La tarea consiste en seguir una línea e ir haciendo agujeritos en ella con ayuda de un punzón, a través de la tarea desarrollan destrezas manuales, la coordinación ojo-mano y nociones de orientación espacial.

- Enhebrar, encajar, enroscar, atornillar, abrochar. Estas actividades tienen en común el uso de las manos para movimientos finos, a través de ellas conseguiremos fortalecer la musculatura, mejorar la coordinación y la destreza, coordinar el movimiento de la mano con la visión del ojo, etc. Por ello, se convierten en ejercicios de gran valor para el desarrollo de la grafomotricidad.

- Recortar o pegar, son otras tareas que ayudan a fortalecer músculos de la mano y a ganar destreza y, además, requieren la coordinación óculo-manual.

- Agarrar objetos, haciendo uso de la pinza entre los dedos índice y pulgar. Como, por ejemplo, coger la cuchara, agarrar pequeños objetos, hacer el movimiento, etc. Con estas tareas, se ganará en precisión y en agilidad.

- Colorear intentando no salirse, realizar trazos sencillos. Poco a poco se pueden introducir tareas relacionadas con el manejo del lápiz, como colorear o realizar trazos sencillos (líneas rectas y luego curvas, zig-zag, etc). En este caso, los ejercicios que requieren seguir una línea de puntos son ideales para poco a poco trabajar la precisión.

- Laberintos, tareas de unir elementos, etc. Son tareas que implican trazos con cierto control y precisión, que ayudarán también a la precisión y la agilidad.

- Realizar fichas con sencillos ejercicios para practicar mientras se divierten --> Descárgatelas gratuitamente <---

--

Puedes darte de alta en nuestra newsletter para estar al día de todas las novedades y promociones: > Suscribirme <

También puedes seguirnos en Facebook, Instagram y Twitter.

Posted in: Lengua
¡Comparte!