Swipe to the right

Fábula de la hormiga y la cigarra

Fábula de la hormiga y la cigarra
23 de septiembre de 2016

Había una vez una descuidada cigarra que vivía siempre despreocupada y sin esforzarse por trabajar. Se dedicaba a cantar y se burlaba de su vecina la hormiga, quien en verano a pesar de estar de vacaciones también se esforzaba en buscar comida y almacenarla para cuando llegara el frío invierno. Finalmente el invierno llegó y la cigarra se dio cuenta de que no tenía nada que comer y tuvo que pedir ayuda a su amiga la hormiga. La cigarra aprendió que no debía burlarse ni reírse de nadie y que debía esforzarse más y ser menos perezosa. 

Debemos respetar a los demás y esforzarnos día a día para ser felices.


¡Comparte!