CARRITO (0) | 0 €
No hay cuadernos en el carrito

Con buena letra

El desarrollo en niños de edad 3 a 5 años, Educación Infantil

El desarrollo en niños de edad 3 a 5 años, Educación Infantil
25. Ene. 2019
El desarrollo en niños de edad 3 a 5 años, Educación Infantil

El desarrollo es el proceso a través del cual las personas evolucionamos y alcanzamos nuevas capacidades, que nos permiten desenvolvernos con eficacia en nuestro entorno. El desarrollo es especialmente importante durante los primeros años de vida, la evolución en este periodo es mayor a la que se producirá en cualquier otro momento de la vida. El bebé nace como un ser dependiente, sin apenas capacidades, en apenas 5 años será capaz de andar solo, hablar, relacionarse, atarse los zapatos, escribir su nombre, etc.

Todas estas adquisiciones, que pueden parecer irrelevantes, son fundamentales para su funcionamiento, y se producen enmarcadas en un complejo proceso de desarrollo.

Maduración y desarrollo

El desarrollo es un proceso que va ligado a la maduración biológica, es decir, para alcanzar ciertas capacidades es necesario que se produzca la maduración de determinadas estructuras neurobiológicas que hagan posible su adquisición.

El desarrollo se produce de manera paralela a la maduración biológica, el cerebro tiene que madurar, también el cuerpo, los sentidos etc. Es importante tener presente este concepto ya que es esencial respetar los ritmos naturales de maduración de cada niño o niña, y procurar un desarrollo paralelo al mismo.

El desarrollo en la edad de educación infantil

La evolución y adquisición de habilidades, tendrá lugar en 4 áreas principales:

  • Desarrollo cognitivo (aprendizaje y pensamiento)
    El desarrollo cognitivo hace referencia a la capacidad del niño para aprender, memorizar, razonar, resolver problemas, etc. es decir, a las habilidades de pensamiento.
    • 0 a 2 años. En un primer momento los bebés se encuentran en la etapa que se denomina sensoriomotora, el bebé aprende explorando a través de sus sentidos, las texturas, colores, olores y sonidos, serán elementos claves en esta etapa.
    • 2 a 7 años. El niño de esta edad se encuentra en la etapa preoperacional. Su pensamiento es un pensamiento elemental, todavía no es capaz de hacer operaciones mentales y utiliza la fantasía para dar explicaciones al mundo que le rodea.
  • Desarrollo social y emocional.

Es la capacidad del niño para relacionarse con uno mismo y con los demás. El desarrollo social y emocional incluye el desarrollo del autoconcepto, y el conocimiento de las emociones propias y ajenas.

El bebé en un primer momento, no es consciente de su existencia, primero será consciente de la existencia de los demás (interacciona con ellos, sonríe, llora, etc.), poco a poco irá desarrollando la imagen del yo, y aprenderá normas sociales básicas. A los cinco años, podrá reaccionar a las demandas de los demás, esperar turno, pedir permiso, conocer sus emociones, responder a las emociones de los demás, etc.

  • Desarrollo del habla y del lenguaje.

El ser humano tiene la habilidad de hablar y de utilizar un lenguaje para comunicarse, pero esta habilidad requiere un desarrollo. En un primer momento, los bebés utilizar lenguaje corporal (gestos, sonrisas, etc.), y más adelante empezar a emplear palabras para comunicarse, al final de la etapa podrán mantener conversaciones y contar historias.

  • Desarrollo físico.

El desarrollo físico implica el crecimiento y desarrollo de las estructuras biológicas que permiten el movimiento y otorgan autonomía. El desarrollo físico sigue dos leyes:

  •  
    • Ley céfalo caudal. Primero maduran la musculatura más cercana a la cabeza, y progresivamente las más alejadas.
    • Ley próximo distal. El eje central del cuerpo se desarrolla antes que las partes externas.

El desarrollo físico, por lo tanto, comienza con la musculatura del cuello (próximo a la cabeza y en el centro), continúa por los brazos (zona de los hombros, y antebrazo), después el tronco, más adelante las manos y finalmente las piernas. Además, podemos distinguir entre:

  • Desarrollo de motricidad fina. Capacidad del niño para utilizar músculos menores, concretamente los que le permiten habilidad en las manos y los dedos.  En un primer momento, realizarán movimientos torpes con el pulgar para recoger objetos y más adelante podrán utilizar tijeras para recortar y lápices para escribir.
  • Desarrollo de motricidad gruesa. Habilidades relacionadas con los músculos mayores, para sentarse, mantenerse erguido, caminar, correr, saltar, etc. En torno a los 6 meses el bebé puede sentarse con apoyo, alrededor de los 12 meses puede dar sus primeros pasos, a los 5 años pueden correr y saltar.

Consejos para favorecer el desarrollo

El desarrollo es un proceso gradual que se apoya en adquisiciones previas, y que requiere de la maduración necesaria que lo haga posible. Es importante que la familia y educadores procuren favorecer el desarrollo, ofreciendo la estimulación para que el niño pueda adquirir habilidades, pero siempre respetando el ritmo de cada niño.

El desarrollo es un proceso natural y el juego es su vehículo principal, es decir el niño aprende y evoluciona jugando y divirtiéndose.

- Productos relacionados - 

Educación infantil Rubio

Otros artículos que quizá te interesen:

< Volver al blog