Swipe to the right

¿Qué es la estimulación cognitiva?

¿Qué es la estimulación cognitiva?
23 de marzo de 2015

Bajo la denominación de Entrenamiento o Estimulación cognitiva se encuentran una serie de técnicas y estrategias cuyo objetivo se centra en el desarrollo de las capacidades mentales, la mejora del funcionamiento de las funciones cognitivas y optimización de su rendimiento. Su metodología se basa en la articulación de los denominados Programas de estimulación, donde se planifican y desarrollan de forma sistemática y estructurada, actividades o ejercicios de estimulación en los distintos ámbitos cognitivos (memoria, orientación, lenguaje, capacidades ejecutivas, atención, capacidad visoespacial…)

Ayuda a mantener las funciones cognitivas

Podría decirse que la estimulación cognitiva es una disciplina que está cobrando fuerza, que se encuentra en expansión. Su papel es cada vez más significativo y su utilización más generalizada en la medida en que numerosos estudios vienen demostrado que el entrenamiento y la estimulación tienen efectos beneficiosos sobre el rendimiento mental y ayudan a mantener las funciones cognitivas en mejores condiciones, así como se va afianzando su potencial como instrumento de prevención del deterioro cognitivo o enfermedad neurodegenerativa. Cada vez son más los especialistas que aconsejan este tipo de ejercicios y como decimos, es una técnica de intervención también cada vez más consolidada. Sus campos y contextos de aplicación son amplios, y si bien en algunos de ellos podría decirse que se trata de una herramienta plenamente afianzada, en otros queda aún mucho trabajo pendiente que ayude a sistematizar su metodología, determinar su papel y a establecer sus posibilidades de aplicación en el diseño y desarrollo de programas de intervención.

La estimulación de las distintas funciones cognitivas

Estas tareas de estimulación atienden a distintos ámbitos o capacidades y funciones cognitivas, sin olvidar lo que al respecto se señala desde los distintos modelos teóricos acerca del carácter integral de la estimulación cognitiva, de la dificultad de conceptuar o establecer en una sola clasificación cuáles y cuántas son las funciones y componentes del sistema cognitivo, así como la afirmación de que al no ser procesos psicológicos independientes sino interrelacionados, la realización de una actividad de estimulación cognitiva no supone activar un aspecto funcional único sino que implica la participación de diversas capacidades o distintos componentes de las mismas.

1. Así se planifican tareas de habilidades básicas de atención, percepción y memoria; proponiendo actividades que permitan el control atencional, el reconocimiento perceptivo – percibir y reconocer formas y características de personas y objetos del entorno- el uso de estrategias de memorización y recuperación de la información.

2. Las capacidades ejecutivas que permiten el establecimiento del pensamiento estructurado, así como dirigir, valorar y controlar la conducta para lo cual se requiere la puesta en marcha una serie de operaciones cognitivas relacionadas con el diseño y la planificación de tareas en base objetivos planteados, su organización, anticipación y establecimiento de metas, planteamiento de su desarrollo y su organización en el tiempo y el espacio, etc.

3. El lenguaje donde se contemplan las dimensiones fonológica, léxica, semántica de la lengua con el planteamiento de actividades que mantienen y/o amplían el vocabulario, atienden a los significados literales y figurados de las palabras (expresiones acuñadas, juegos de palabras, dobles sentidos, refranes, etc.) así como también se presta atención a al desarrollo de las destrezas lingüísticas: la comprensión oral y lectora y la expresión oral y escrita.

4. El refuerzo en las habilidades del cálculo y manejo del dinero incluyen tareas de razonamiento matemático necesario para interpretar la información y relacionar aspectos cuantitativos, temporales y espaciales de la realidad, ejercitar la capacidad de comprensión de los conceptos y símbolos que se utilizan para la realización de operaciones aritméticas, así como la habilidad para utilizar los mismos en la solución de problemas.

Las habilidades práxicas están contempladas en sus diferentes componentes, ideatorias, ideomotoras y constructivas (tanto gráficas como manipulativas) haciendo especial hincapié en la intencionalidad y la organización y con tareas que favorezcan la coordinación dinámica y las destrezas motrices y fomentando especialmente la iniciativa ,la creatividad y la libre expresión.

--

Si te interesan más artículos, suscríbete a nuestro boletín mensual. > Suscribirme <

¡Comparte!