Swipe to the right

Qué hacer con los niños y niñas en vacaciones

Qué hacer con los niños y niñas en vacaciones
13 de julio de 2020

Llegan las vacaciones y los niños tienen que pasar mucho tiempo en casa. De nuevo las familias se ven en la necesidad de organizarse para crear nuevas rutinas en el hogar y entretener a los niños en casa. Es muy importante ser creativos y aprovechar el tiempo de vacaciones para hacer cosas divertidas con los niños y aprovechar para estimular su aprendizaje y desarrollo.

La importancia de hacer cosas con los niños en vacaciones

Las vacaciones están asociadas a descanso y relax, es cierto que para los adultos es así, y, es cierto que los niños también necesitan un descanso del vertiginoso ritmo escolar y de sus horarios recargados de rutinas e interminables tareas escolares y extraescolares.

No obstante, se ha de considerar la etapa evolutiva por la que pasan los niños, es una etapa de exploración, de manipulación, de aprendizaje y de desarrollo, se considera un periodo verdaderamente sensible para estos aspectos. A nivel neurológico es preciso dotar a los niños de la estimulación que fomente y sustente el desarrollo de determinados procesos cognitivos, se trata de una cuestión de capacidad más que de contenido. Las vacaciones pueden aprovecharse para impulsar esta estimulación acercándonos al niño, de un modo más natural, más motivador y, en definitiva, más ajustado a su naturaleza.

No se trata de saturar al niño, sino de ofrecerle actividades que le gusten y que sirvan para estimular sus capacidades cognitivas.

¿Qué hacer con los niños en vacaciones?

Algunas ideas que podemos llevar a cabo en vacaciones en casa son las siguientes:

Mapa del tesoro. Se trata de elaborar un mapa con pistas para encontrar algún tipo de tesoro. A través de las pistas el niño puede practicar la lectura y el razonamiento, además de la capacidad de trabajo en equipo, de resolución de problemas, y toma de decisiones. Pasarán un rato divertido y favorecemos su desarrollo y su aprendizaje.

Inventar un cuento. La tarea consiste en convertirnos en escritores, es una tarea que podemos hacer a ratos y todos juntos. Cada día uno de los miembros de la familia escribirá unas líneas, puede añadir dibujos, etc. A través de la tarea se desarrolla la expresión escrita, la grafía, la planificación, el trabajo de estructuras sintácticas, etc.

Me cambio de zapatos. Este juego consiste en jugar a ser otro miembro de la familia durante un rato. El juego inicia repartiendo los papeles, después cada uno de ellos se prepara para hacer de quién le corresponda, la única regla es que no se puede descalificar o ridiculizar a nadie. A través de este juego se trabajan habilidades sociales básicas como la empatía, y se pueden mejorar las relaciones entre los miembros de la familia.

Desafíos matemáticos. Otra opción muy oportuna consiste en el uso de desafíos matemáticos, haciendo uno cada día para mejorar el razonamiento y las competencias matemáticas.

Escuela de cocina. Los días de vacaciones se pueden aprovechar para aprender a cocinar todos juntos. La cocina es una actividad con muchos beneficios, se trabaja la memoria, la planificación y funciones ejecutivas, la capacidad de atención, la autonomía y responsabilidad. Se trata de hacerlo divertido, los niños escogerán las recetas que quieren aprender y se planificaran desde los ingredientes, tiempos, etc. Es una tarea que se puede hacer en familia y que sirve para mejorar la relación familiar y también la autoestima del niño, ya que podrá demostrarse que es capaz de hacer determinadas tareas.

Escoge la actividad. No todo ha de estar pactado, los niños también tienen que decidir y probar determinadas opciones. Se trata de que cada día un miembro de la familia pueda escoger la actividad que desea realizar, de este modo se trabaja la toma de decisiones y la autonomía.
¡Comparte!