Swipe to the right

¿Qué tipo de libretas se usan en Primaria?

¿Qué tipo de libretas se usan en Primaria?
9 de noviembre de 2015

Para cada curso, una libreta

Blanco, cuadriculado, con pauta, doble pauta, milimetrado... ¿Cuántos tipos de papel conoces? ¿Recuerdas cuáles de ellos utilizaste durante tu etapa escolar?

Según la cultura, la época, la madurez de los niños y niñas y la tarea de maestros y maestras, en cada etapa de nuestra vida escolar utilizamos un tipo u otro de libreta. No se trabajan todos a la vez, sino que todos ellos se van sucediendo en el tiempo. Al final, los cambios de pauta sobre el papel son una sencilla metáfora de cómo nuestro trazo varía y se perfecciona conforme avanzan los cursos. Crecemos y evolucionamos, ¡y lo mismo le ocurre a nuestra letra! De ahí que también varíen las herramientas que nos acompañan.

Con los distintos tipos de libretas que se utilizan en Primaria, los niños y niñas trabajan diferentes áreas:

  • La buena organización y distribución espacial de los elementos escritos.

  • La direccionalidad: velando por que no haya altibajos en sus frases.

  • Y la grafomotricidad: acostumbrando al cerebro a generar una coordinación perfecta entre la vista, la mano, y el propio papel.

 

¿Cómo aprendemos a escribir de forma ordenada sobre el papel?
    1. Los más pequeños comienzan utilizando la pauta Montessori. Una pauta doble, que tiene además una línea superior y otra inferior que complementan. Su razón de ser es ayudarnos a calcular en nuestros primeros pasos la distancia de las letras de trazos ascendentes y descendentes (la pe, la ele, la efe...).

    2. Una vez las primeras letras ya están trabajadas, los niños continúan con la doble pauta: muy similar a la pauta Montessori, pero que prescinde de las guías complementarias. ¡Podríamos compararlo a cuando en la bicicleta prescindimos de las pequeñas ruedas complementarias! Pasando de cuatro, a dos.

    3. El tercer paso es descubrir la cuadrícula. Un mundo nuevo en el que encajar cifras y letras. Con las libretas de cuadros homogeneizamos y unificamos. Sencillamente, ¡ordenamos! ¿Sabías que las hay de cuadro grande y cuadro pequeño? Todas ellas, nos ayudan a escribir por inercia todas las letras con el mismo tamaño.

    4. Y por último, los niños suelen descubrir la pauta individual de línea horizontal. El último paso antes de lanzarse al inmenso vacío de un folio en blanco. Con el uso de la línea horizontal, la primera etapa de escritura queda realmente superada. Sin embargo, ¿por qué todavía es momento de mantener una pauta?

    Porque la escritura manual también consiste en organizar oraciones y párrafos. Con la línea horizontal pasamos de comprender lo micro (cuál es el trazo exacto de la letra a, por ejemplo) a saber resolver lo macro (“¿toca un punto y final y cambio de párrafo en mi texto?”, podríamos pensar).

    Ocurre que conforme los niños crecen, amplían conocimientos y destrezas a nivel escrito, y -por ende- las herramientas de apoyo evolucionan con ellos. Ya que andando el tiempo sus necesidades simplemente varían.

    Porque aprender a escribir, no es más que un juego constante con el espacio

    Disponemos las letras aprendidas sobre el papel: con sus formas, sus peculiaridades, sus líneas ascendentes y descendentes... Y las colocamos de forma ordenada, las clasificamos por tamaño, e incluso las perfeccionamos.

    De manera inconsciente, de pequeños a mayores ganamos destreza y hacemos brillar nuestra letra gracias a materiales tan básicos –pero tan importantes- como el papel pautado. ¿Qué ocurriría si nos lanzaran directamente a la piscina de un folio en blanco...? ¿Sobreviviríamos con una buena letra? En esta ocasión, preferiríamos no quedarnos con la duda... ¡Larga vida a las libretas! 

    --

    Nueva colección de libretas RUBIO:

    Libretas RUBIO

    --

    Síguenos en InstagramFacebookGoogle+ y Twitter.

    Posted in: Producto
    ¡Comparte!