Swipe to the right

Trucos para aprender a hacer lettering y caligrafía creativa

Trucos para aprender a hacer lettering y caligrafía creativa
3 de diciembre de 2020

¿Qué es el lettering?
Frases o palabras que hayan sido dibujadas, no escritas. También existen muchos estilos estilos, tantos como dibujantes.

Lo llamamos lettering porque en español no tenemos una palabra para referirnos a la «letra dibujada». El término proviene del inglés letter (‘letra’), que a su vez deriva del francés lettre (‘letra’). Los estadounidenses, que son muy rápidos para poner nombres, tomaron la delantera y pronto popularizaron la palabra. Con el tiempo, lettering empezó a usarse hasta para referirse también a la caligrafía.

¿Qué herramientas utilizar?

La lista de materiales puede ser tan larga o tan corta como uno quiera. Estos son los básicos: lápiz, goma de borrar, papel para bocetos y un rotulador. Puedes ir ampliando tu estuche con plumas, pinceles y rotuladores de todo tipo.

Nosotros te recomendamos empezar con un rotulador de punta flexible ya que son limpios y fáciles de usar. Su punta imita la forma de un pincel y admiten diferentes grados de presión. Para este libro vas a necesitar uno de tamaño medio y otro un poco más gordito. Hay muchas marcas, modelos, tamaños y colores que puedes encontrar en nuestra tienda online.
¡Qué no contengan mucho alcohol, o la tinta traspasará el papel!

Trazo que sube, finito; trazo que baja, gordito

La punta flexible, ya sea de una pluma, un pincel o un rotulador, nos permite dibujar diferentes grosores haciendo más o menos presión sobre ella. Aquí puedes ver la diferencia entre una y otra:

Como ves, la diferencia es bastante grande y la complejidad, un poco mayor. En realidad, todo se reduce a esta regla de oro: «Trazo que sube, finito; trazo que baja, gordito».

Cuando dibujemos un trazo ascendente, dejaremos que la punta se deslice por el papel y conseguiremos líneas finas; si el trazo que dibujamos es descendente, apretaremos un poco más y el trazo será más grueso. Al principio te resultará un poco más difícil de lo que esperabas, pero, si practicas, pronto lo harás de forma natural.

Empezar por lo más básico

Lo ideal es primero trabajar los trazos en formas sueltas y después de forma continua. Empezando por trazos simples, después curvas y finalmente líneas curvadas como paso anterior a empezar con las letras. Como hacías con los cuadernos de caligrafía y escritura cuando ibas al colegio. Cuantos más ejercicios hagas, mejor. Puedes practicar en un cuaderno con guías.


¡Comparte!